esto era mi balde de sangría, de momento es mi horno a leña... bienvenido

9.9.09

A veces le busco significados intrincados a la casualidad o la mala leche. Otras, el día sólo parece una sucesión de signos sin sentido. Hoy: hoy


La historia de la rueda que estaba sola y la vida del pájaro Violenta es corta, porque termina el día que se conocen
.

9 comentarios:

  1. Esta historia está basada en hechos reales, ocurridos en una cebra de Munro, allá por el año 1996.
    Lo último que se le escuchó decir al pájaro Violenta fue: tít- tíiit- tí- tí- tíííít- PLáF!!!

    ...
    Está dedicado a Jonas, que vive en Munro, escribe sobre pájaros y a veces es un ortiva.

    ...

    No sé si los pájaros lloran, pero este lloró porque le encantaba vivir. Y unos mili segundos de pajarito, tuvo mucho, muchísimo miedo.

    ResponderEliminar
  2. nooooo pobre Violenta cómo llora, me muero :'(

    ResponderEliminar
  3. Una canción (único color) de Castillo Violeta dice:

    - Si no te gusta lo podés cambiar por otra cosa, pero no por otro color.
    ¿como para quién es?, a ver si puedo ayudarte.

    - Es como para alguien sensible, no creo que deba preocuparte.

    - Si es sensible este va bien. Este color provoca sensaciones!!.
    A menos que no sea sensible en verdad, y eso sí que me preocupa.
    Probá, fijate, andá. Si no probás no comprobás. Sino venís, y lo cambiás.

    ResponderEliminar
  4. y de como siguio su vida la rueda????
    que llevo a la rueda al genocidio????
    quien limpio las manchas de sangre secas y las plumas pegadas de sus canaletas???
    ohhh pobre neumatico, su vida nunca volvera a ser la misma....

    ResponderEliminar
  5. pobrecita rueda, en serio...

    ...ella sólo quería jugar.
    no quería matar a Violenta.

    creo que la quemaron en una manifestación.


    y a rodaaar y a rodar, y a rodaaar y a rodaaar mi vidaaa.a......
    =(

    ResponderEliminar
  6. ceeeeeeebra
    rosario siempre estuvo ceeebra

    ResponderEliminar
  7. JAjaJjajaja...


    auspicia este bodoque:

    Tito Fáez!

    ResponderEliminar

titulares