esto era mi balde de sangría, de momento es mi horno a leña... bienvenido

20.10.09

Hoy entiendo que eso de pensar global y actuar local es amar (¿vale por creer en Dios?)

Mi vida es un túnel sin Toulouse


Ayer volvía de Haedo en tren y me empezó a hablar un señor algo loco y algo ebrio.

Yo venía escuchando Charly, pensando en qué-discazo-la-hija-de-la-lágrima, y qué chica era yo cuando recién salió. Y en las supuestas fichas que caen a destiempo, y en las que no caen nunca. Y en la soledad de los artistas y en la de la gente que no se traduce.


Me saqué los auriculares pensando que me iba a pedir plata, pero me preguntó si era un ángel o un demonio, y después qué porqué iba encapuchada. Yo iba con la capucha de la campera puesta, porque es más cómodo apoyarse así en los asientos duros, y eso le contesté. El me dijo entonces que no tenía que ir encapuchada, porque somos libres.


Tenía unos ojos enormes y celestes de loco, que no podía parar de mirar. Y, quizás por eso, se sentó en el asiento de adelante, y me siguió hablando todo el tiempo.
Me contó que los ángeles se vestían de negro, para seguir a Jesús sin que no se quiénes se diesen cuenta de que eran ángeles.

Me perdía gran parte de lo que me decía por el ruido del tren. De a momentos pedía que me repitiese. De a momentos no, porque la reescucha implicaba que acercara mi cara a la suya, y me ponía un poco incómoda.


En un momento me saqué la capucha.


Sacó una edición rara de la biblia, de tapas verde brillantes con fotos de gente sonriendo, que parecía más bien una enciclopedia trucha. No decía en ningún lado si era sólo el nuevo testamento o qué... decía: "LA BIBLIA para todos", y en chiquito algo como "trae vocabulario".
Durante el viaje me daba a leer una que otra parte, y me contaba historias de santos, intercalándolas mucho con la palabra "nosotros".

Me preguntó en dos momentos diferentes si tenía miedo, y siguió hablando de Dios. La primera vez, antes de que se sentase, le dije confiada que no. La segunda, no entendí si se refería al miedo en sí o a temerle a él. Y le dije otra vez que no, sin saber bien. Y pensé que muy seguido tengo miedo, de un montón de cosas. Y recordé por millonésima vez que -justamente- lo que más me aterra desde lo más profundo es la locura.


Si venía siendo una escucha difícil, a partir de ahí fue imposible.

Me interrumpía más mi propio pensamiento, que el ruido del tren. Y no paraba de asociar una de cada tres palabras que escuchaba a otra cosa sin santos.

Y pensé en el dicho mentiroso de que los borrachos, los locos y los niños dicen siempre la verdad. Y el tipo me preguntó si creía en Dios, y le dije que sí. Pero no pensé en un Dios cristiano y barbudo, sino que pensé en el amor, y me acordé de Ezequiel Borra dedicándole una canción a Dios.
Y, mientras que el tipo me hablaba de Israel, yo reformulaba para mis adentros el dicho de borrachos, locos y niños. Cambiando la verdad por la búsqueda por la desesperación por el amor por Dios por el miedo. Y pensaba en lo diferente que era el miedo cuando era chica. Y me preguntaba qué carajo le habrán encontrado de parecido a un borracho, con un niño y un loco...


...Quizás ese dicho haya nacido como una necesidad de afirmar que la verdad está en algún lado, y que alguien la puede decir.


Ahí entonces, el tipo me preguntó: y vos, ¿creés que el mundo está perdido?. Me quedé callada pensando en cosas increíblemente crueles, premeditadamente malas y egoístas a gran escala, y en delfines muertos y en el calor en invierno. Y en la gente y cosas hermosas que mueren y no pueden ser reemplazadas.

Entonces me volvió a preguntar: ¿creés que el mundo está perdido?.

Y le dije que creía que sí. Y dejé de mirarlo a los ojos.

Me empecé a sentir incómoda con lo que sentía, y seguí con el zapping entre su voz y mí misma... Sentí que era mentira esa perdidéz del mundo. Y que, si bien era mentira, hay demasiadas cosas que nos hacen sentir tristes y acorralados, y que me abruman y me desesperan. Más que nada me sentí más perdida yo que el mundo. Y que una cierta tendencia mimética o un altísimo grado de permeabilidad, hacen que al rato de hablar con algún loco, empiece a sentir que yo también me estoy volviendo loca. Y me crea perdida de algo o de mí.

A esto se sumó la visión casi grotesca de mi -no tan lejano- arribo nocturno a plaza miserere. Justo cuando miro por la ventana y el tren está parando en caballito. Asique ahí mismo decidí despedirme del loco, su petaca, su biblia y el tren con sus ángeles y demonios.

Caminando el otro trecho, pasando del silencio de la noche a Charly y al silencio otra vez, busqué las razones que me hacen pensar que no está todo perdido en el mundo. Y pensé en la amistad, la música y el amor.


Ahora me acuerdo de una cosa que notó una vez a medias mi papá, y me comentó preocupado. Me dijo que cuando yo contaba algo triste me volvía a embargar con mucha vividéz la misma tristeza.
Ese día pensé en que, claro, como nos vemos unas pocas veces al año, se pierde de las risas que me atacan en cualquier momento, con igual intensidad, al recordar un buen acontecer.



Quizás, al fin y al cabo, tenía que ver con esto cuando, de chica,
me decían las catequistas que todo es cuestión de fé.


Hoy digo entonces que mi fe es recordar y mantener vivas las cosas buenas.


* * * * * * * * * * * * * * * *


UPDATE: hay un texto perfecto de Kioskerman que mandé a mi abuela (la cual usa siempre de intro: ya sé que no creés en Dios, pero...), que viene muy al caso de todo todo(es como un viaje en tren, sin loco, a un lugar lindo)


cliqui: El arte y el amor como una no-solución al dolor






Ezequiel Borrus track (primero los espejos... de su último disco salido del horno):
http://www.divshare.com/download/8964828-71a


.

22 comentarios:

  1. qué lindo qué linda qué lindos nosotros vos alguien el loco Dios Kiosker Borrus Abue Tulús.

    ResponderEliminar
  2. mientrás comentaba sonaba Llorando en el espejo, será por eso que no me hizo falta nombrar a Charly.

    ResponderEliminar
  3. ay jaureee... hace mil años luz que no escuchaba ese tema...

    ay..
    aaaaHAHAHah...

    por dio..

    .nadar
    (te abrazo jaureche)

    ResponderEliminar
  4. en una epoca tomaba un tren donde subia el ahijado de pepe biondi arengando, "solo el amor salvara al mundo" no hablaba de demonios ni angeles, pero que un hombre grande diga semejante burrada a las 8 de la mañana en un tren lleno de gente camino al trabajo me daba muchisimo miedo, principalmente de enloquecer y tirarlo a las vias.....

    de fe y amor...nunca supe mucho...

    ResponderEliminar
  5. SIN AMOR ESTAMOS PERDIDOS

    lo diga tu nuera, el ahijado de macri, o de quien puta sea en el medio de transporte que más le guste...

    ...no podría estar más de acuerdo con ello.

    . . . .. . .. . . . . . .. . .. . .


    (quizás te convenga seguir viajando en pepe bondi..cuak)

    ResponderEliminar
  6. Todos los días el amanecer es distinto.
    Todos los días desaparece algo común y cotidiano del planeta.
    Cada día no existe una cosa. Diferente cada día.
    Ayer las cucharas. Y nos tuvimos que bancar todo el día con los tenedores en la sopa.
    Hace un mes las ventanas y aprendimos a no sentir vértigo por un día.
    Todos los días el mundo es distinto porque una cosa no está.
    Y cada día aparece nuevamente lo que faltaba ayer, pero es el turno de otra cosa.
    Hoy desaparecieron los coches, dejando torrentes de personas caminando y charlando rumbo al trabajo.
    La semana pasada todos los sofás. Taburetes improvisados para ver el noticiero o echar la siesta sobre dos ladrillos.
    Un mundo que de inconstante, ya es rutinario.
    Todos los días el anochecer es lo mismo: esperar a la mañana siguiente y volver a jugar en otro mundo. Sin cocinas, anteojos, butacas de cine, bandejas, pilas alcalinas, jerseys, rollers,...

    http://www.youtube.com/watch?v=m2-6gsMLZSk

    De repente un día se corrió el rumor que todo estaba permitido, menos una cosa.
    Ante la duda de qué era exáctamente lo prohibido los ancianos preguntaron a los sacerdotes, los transeúntes a los policías, los periodistas a los políticos, los jueces a los filósofos... pero ninguno estaba seguro de nada.
    Hubo discusiones acaloradas y debates irreconciliables, hasta que poco a poco, todo el mundo se fue olvidando del tema y siguió con su vida normal. O casi.

    ResponderEliminar
  7. para mí es simple,
    yo simplemente soy feliz viviendo

    ResponderEliminar
  8. aguante apócrifa!,
    ojalá me saliese así... ya igual con unas lindas personas por ahi, todo es más fácil

    ResponderEliminar
  9. Ale,
    ante rumor de que sólo esté prohibida una sola cosa, existen amplias posibilidades de pegarle a lo permitido...por ende probaría todo...

    sólo un anciano bastante trasnochado le preguntaría algo vital a sacerdotes, policías, periodístas, políticos, jueces y filósofos.

    ResponderEliminar
  10. yo misma me pierdo de las risotadas que te asaltan
    y me asaltan
    y triste me olvido de todo lo bueno..
    estoy super super triste ahora,
    y siento que siempre fue un poco asi..
    tan drámatica , tambien leer environmental management me hace sentir que todo esta perdido, o tan dificil de arreglar que me estando..
    SIN EMBARGO ...
    tu escrito me hizo reir, (:
    y recordar cuanto te amo,
    y recordar otras cosas que están aún vivas.
    aún por descubrir tambien

    abrazos ciberneticos
    besos por celular
    no puedo esperar para reencontrarte hna,
    y que me sanes un poco.

    ResponderEliminar
  11. panda hermosor contranatura...

    quiero abrazarte... todo juntos duele menos.

    ResponderEliminar
  12. tu belleza empieza a abrirse paso: la risa es todo el cielo

    ResponderEliminar
  13. pero graaacias santero!,

    (me mató tu clip de audio lalalaaa....estoy segura de que es la marcha peronista subliminal, segura!!)

    ResponderEliminar
  14. lo grabé integramente en Tiwanaku, junto a las cabezotas de piedra (son muy parlanchinas)

    ResponderEliminar
  15. ...
    y?
    ...
    nuhay?
    ...
    ...
    aptua
    liza
    ció
    nn
    n
    n

    n

    ResponderEliminar
  16. Entre la complacencia y "Love is love" sos carne de evangelizador.
    ...
    Y el lector se pone un poco triste también. El sagrado vocabulario de las ilustradas escrituras, los ojos de loco, el acto de desencapucharse, la historieta de Kioskerman... no tenemos la lectura de piedra.

    ResponderEliminar
  17. Leporina, decís la complacencia por mi comentario?

    fuera de los glogs, seguramente suelo ser más conchuda.
    a menos que una aberrancia sea tal, en lo que lea, que me incite a una violencia participativa... la mera participación negativa en un comentario, se la dejo a los trolls.


    ....

    por otro lado, deseo que esta amorosidad sea una época que venga a quedarse.

    (si sigo autoevangelizándome con tanto fervor, voy a terminar exórcizándome de mí)

    ResponderEliminar
  18. Señorr noooo soy digno ♪♫
    de que entres en mi casa ♪♫
    pero unaaa palabra tuyaaa ♫
    bastará para espantaaaarme♪♫

    ResponderEliminar
  19. vos decías que eras un imán de freaks?

    ResponderEliminar