esto era mi balde de sangría, de momento es mi horno a leña... bienvenido

16.1.10

Cuando dejo de pensar que los otros tienen la culpa, automáticamente, me la echo a mi (Gataflorismo Existencial dicen que se le dice)


Demasiados signos de crecimiento de repente. Pareciera que todo este tiempo pasó en el
último año. Todos esos años desapareciendo juntos en estas tardes infernales de calor.
De repente pareciera que fuese de repente, que la intensidad de las cosas deja de golpearme, que los recuerdos se ponen blandos, que lo dolido ya no duele, que nos sentimos superando algo al correr la fecha del balance de fin de año.

Y cierto día, en que nos sentimos grandes, brindamos sin pensar en los ayeres, sin torturarnos con los proyectos de futuro dejados a medias.
Ahora que no estan nuestros papás cerca, aprendimos un poco a no compararnos con ellos.
Brindamos entonces tranquilos, semi en blanco, y reimos mucho, y nos sentimos un poco liberados.
No tenemos tampoco hijos a esta edad, como se tuviese antaño, para compararnos con ellos.

Ahora que nos sentimos grandes, ya casi no estamos todo el tiempo desesperados. Casi que no tenemos arranques de hartazgo. Casi que no lloramos a los gritos. Ni
tranquilamente. Por nada ni por nadie.
Casi que estamos cada día un poco más solos y apartados.
Y una noche cualquiera haciendo el balance de fin de siglo,
revivimos la sensación de los tamaños en el tiempo:


En nuestra memoria las cosas eran enormes, y los veranos son larguísimos, y las chicas de 15 señoras y los padres de 30 adultísimos, y las películas pésimas son buenas, y los cuentos a la noche son magia.




Cuando me acuerdo de la vida no sé qué hacer con ella;
siento la desesperación de lo que se desarma,
pero no puedo dar forma de estallido a estos cristales con los que se mira.

Confundo desborde con despierto, calma con acostumbramiento,

hambre con sueño. asco con ego. sólo con muerto.




* * *











» la foto -recortada por bambia- es increíble en su totalidad.
La sacó Ianko, una de esas personas hermosas y únicas
(de las que no abundan)
sírvase picar en el piquete de ojos

5 comentarios:

  1. ahora que somos grandes y no tenemos hijos, nos comparamos con los hijos de nuestros padres y los vemos aun mas grandes a ellos y a nosotros mas niños.

    siempre es bello levantar una copa a tu lado
    :)

    ResponderEliminar
  2. Casi que estamos cada día un poco más solos y apartados.
    y los cuentos a la noche son magia

    Hermoso post signorina

    ResponderEliminar
  3. gracia ogsi!


    . . . .
    anit, hermoso que estés en el mundo, y justo levantando copas a mi lado!

    ResponderEliminar
  4. Todo por aca, una delicia.
    Saludos.

    ResponderEliminar