esto era mi balde de sangría, de momento es mi horno a leña... bienvenido

8.8.11

carta para alguien que hoy está, y mañana no está más


Anoche que la noche duró 128 horas fue buenísimo porque aproveché para hacer las cosas que siempre relego. cosas de la casa, pavadas domésticas intercaladas con pausas eternas, osea reflexiones sobre tu corazón, la eternidad y la muerte de las cosas bellas.
Entonces, después de completar dos pares de medias limpias en dos prolijos manojos, lavarme los dientes y tirar agua caliente en la cocina para que las costras aflojen, me dí cuenta x ejemplo de que finalmente compartimos más de lo que pensábamos que habíamos compartido, y que cada vez que pienso en esto, o en vos y nosotros, siento algo lindo. Algo que no tiene que ver con construir ni nada metafórico a eso, sino más bien como quedarse quieto y sentirse respirar, más como mirar todo como si fuera luz (donde una noche en la que pasa apenas un beso para unos, el resto del mundo: se extingue).
Es en estas pausas, momentos que llegan así entre un hacer y el otro, en las que me veo abrazando lo que veo de vivo en otros, como si el prójimo fuera mis uñas, mis dientes mis poros mis hijos mis árboles frutales. Momentos donde no termino de entender si repaso 15 años de mi vida ó 35 minutos de un malvón ó 48 horas de lentos mal bailados y tantipico de personas agarradas de la mano entre sucesos históricos de libro de secundario que no logro recordar con precisión, y menos entender.
Así entonces siento que estas horas de la noche duran años. Así reconozco en un insomnio lo que me hace sentir viva y lo que me aterroriza, con el recuerdo cambiando de tema como si fuera un zapping de youtube amoroso y desquiciado.
Y a la mañana, tipo 2 de la tarde del sábado, la noche se resuelve en dos pares de medias limpias y un repeat de 8 canciones románticas, más un charco frío de mugre en cada hornalla.
Así, ves? Así, con esta noción retorcida del tiempo y ausente de la productividad, decido: que un año de nosotros en mi vida, que cinco tardes al año de rayos de sol, que dos plantas que se mueren a la semana y 14 abrazos apretados bien dados por mes; se me multiplican en el cuore como conejos, como gremlins mojados, como renacuajos en un río de córdoba, como una hiedra gigante que se come la medianera de cemento espantoso, como una persona que vive por un rato y se enamora, y se equivoca, y se enamora y se desvela, y se enamora y tiene un hijo, y se enamora, y envejece, y se enamora y se enamora de la vida y muere. y una noche es recordada por una persona enamorada que se desvela y se enamora, y así... como jerbos con un corazón que se siente el centro del universo.

















♫ ♪ saturday life fever








..


2 comentarios:

  1. porZeus!
    quebellezaesto!


    denserio


    (y yo que venía nomás a agradecerle hacerme descubrir Ezequiel Borra)

    ResponderEliminar
  2. graacia vitorino!
    graciasgracias. que bueno que te guste xq está lleno de lo que me gusta locamente.
    :)

    ResponderEliminar