esto era mi balde de sangría, de momento es mi horno a leña... bienvenido

21.6.12

ancho de banda. ancho de espada.


.
 .

descubrí (osea me mostraron) una herramienta genial de fotoyop que hace todo lo que quiero dejar de hacer cuando miro
cuando pienso
cuando tengo miedo y hago fuerza para dejar de tener miedo,
entonces tengo más y apretado. como cerrado al vacío. como querer pensar un poco menos entonces agarrar todo en su complejidad y enroscarlo un poco y apretarlo mucho para que ocupe menos lugar.
pero está todo ahi. como una albóndiga de garrón.

bueno, el tema era que con esta herramienta genial nueva del fotoyop podés sacarle las manchas a las cosas. básicamente la uso para eso.

entonces en vez de sacarle las manchas más bestia y más grandes, te encontrás en un momento acercándote tanto, tanto y tan cerca, que pasaste un montón de rato adentro del poro de la persona que amás, puliendo impurezas, alisándolas. emparejándolas con el resto.
hasta que tomás distancia para ver qué onda
y el resto de las manchas, las más grandes siguen ahí,
y ya no sé bien qué tanto me importa esta herramienta genial.

el relativismo está siempre entre el coparme y el romperme las pelotas.

me cuesta ir más allá del detalle. el detalle me encanta y me traba.
y la obsesión, a esa puta definitivamente la detesto. creo que esta herramienta es para obsesivos y solitarios.
la fragilidad. la mortalidad. las texturas. las fallas. lo vivo.
me hacen llorar y me encantan.
a veces la vida parece una droga buena que pega mal.





.
.
.




. . 



.
.
.
.